Siempre nos hemos olvidado de las víctimas del Sacamantecas Poesía de Patricia Furlong Próximos eventos Fascinación por el “Sacamantecas” El Sacamantecas se hace libro en “Locos que no lo parecen” El Sacamantecas tiene ya su propia novela El Sacamantecas en Radio Presentación en exclusiva para los mecenas Entrevista de Marian Tarazona En Octubre, el Sacamantecas regresa a Vitoria Las Modernas buscan revivir al Sacamantecas a través del crowdfunding ¿Buscas trabajo? Oposición a verdugo en Vitoria Quince días de terror en Antezana Vudú en las calles de Vitoria-Gasteiz El niño que nunca existió Cuando Guridi pidió perdón por beber un vaso de agua Primeras páginas del libro de Antonio de la Peña, “Enigma 1.0” Se salva de una cornada y muere de un atracón La muerte del aeronauta Esvásticas en el cementerio de los judíos Primeras páginas del libro “La pregunta número siete” Victoriacum-Gastehiz El fantasma del castillo de Guevara El sangriento crimen de Betoño Magia en el centro de menores de Vitoria-Gasteiz La danza de la lluvia. Un timo que sigue vigente La tumba de los pastores de Belén está en España El Dragón de Vitoria Ochate. Una puerta al infierno Regresan los ladrones de tumbas Hablemos de fantasmas Crop Circles en Burgos El hogar del niño fantasma Luces sobre La Rioja Alavesa 21 de diciembre… fin del mundo Fraudes en el mundo del misterio El parque de Los Desvelados La desaparición del cura de Ochate. Caso resuelto Ibiza ¿ovni o meteorito? Primeras páginas del libro “Ochate. Realidad y leyenda del pueblo maldito”

Investigaciones y artículos

Victoriacum-Gastehiz

Existe un documento del año 1025 conocido como La Reja de San Millán, en el que se relacionan los pueblos que rendían tributo al monasterio de San Millán de la Cogolla. En este manuscrito encontramos una mención a Gastehiz, pues parece que esa es la forma en que originalmente se escribía el nombre de nuestra ciudad. Con el tiempo, la h desaparecería, pasando a ser de uso común la denominación de Gasteiz.

Fue en 1181 cuando el rey navarro Sancho VI el Sabio otorgó a la villa el nombre de Victoria, utilizando para ello la siguiente formula:

Yo Sancho por la gracia de Dios rey de Navarra, hago esta carta de donación, y confirmación a todos vosotros pobladores de la nueva Victoria, tanto a los presentes como a los futuros. Pláceme de buen ánimo y sana voluntad poblaros en esta villa, a la que impuse nuevo nombre de Victoria que antes se llamaba Gasteiz

La referencia a la nueva Victoria apunta a que el rey navarro tenía conocimiento de la existencia de una anterior. Casi con toda seguridad, se trataría de Victoriacum, una población visigoda fundada por el rey Leovigildo en el año 581 para conmemorar su triunfo sobre los vascones.

No hay datos que faciliten su ubicación, y aunque se ha especulado con que se podría tratar del actual pueblo de Vitoriano, esta hipótesis ya ha sido descartada, pues la existencia de este último es anterior a la llegada de Leovigildo, el cual incluso colaboró en la mejora de las defensas del poblado.

Actualmente se baraja la posibilidad de que los restos del asentamiento visigodo se encuentren en el monte Olárizu, lo que explicaría la alusión de Sancho el Sabio dada su proximidad a la aldea de Gasteiz.

Sea como fuere, y a pesar de que los barbaros germanos no llegaron a instalarse en nuestra ciudad, dejaron sin saberlo su herencia en el nombre.

Julio Corral San Román.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*