Historias de antaño y de hogaño

Un banderillero peculiar

Publicado en la sección “Historias de antaño y de hogaño” del periódico “Diario de Noticias de Álava” el 15 de octubre de 2018.

Ilustración de Marian Tarazona

Cuentan que, cuando otro torero advirtió a Manuel García CuestaEl Espartero” sobre el peligro de un toro al que tenía que enfrentarse, éste respondió: “Más cornás da el hambre”.

Esta metáfora, que ha pasado a formar parte del refranero popular, se hizo realidad en uno de esos pasajes olvidados de la historia de Vitoria-Gasteiz, cuando, el macabro sentido del humor del destino, hizo que el hambre de un banderillero lograra lo que no había conseguido el asta de un toro.

Nacido en Madrid el 21 de septiembre de 1825, Mateo López Vázquez fue un conocido banderillero de mediados del siglo XIX.

Le describen como alegre y juerguista, siendo más famosas sus correrías fuera de la plaza que dentro de ellas. Pero, desde que saltó al ruedo por primera vez, el 12 de febrero de 1844 en Madrid, su pintoresca forma de poner las banderillas le permitió hacerse un hueco entre las cuadrillas más célebres de la época.

En un artículo de 1856, José Carmona y Jiménez, director y fundador del “Boletín de Loterías y de Toros”, dice sobre él:

 Catedrático en la calle, no lo es en la plaza; Tal vez no lo deje por falta de voluntad; pero no es sitio para repararse en pelillos. Sabe dónde se ponen los pares y cómo se debe correr un toro; pero si no se le da bien a las primeras, se descompone y sale por donde puede, sin ver por dónde va ni de dónde viene.

Podríamos deleitarnos en muchos detalles sobre su vida, como que fue ahijado de la Condesa de Teba, quien más tarde sería Emperatriz de los franceses. Que su tía era una conocidísima modista de trajes de luces, o multitud de anécdotas sobre sus intervenciones taurinas y fuera de los ruedos, que recogen los periódicos de la época, pero no es ese el objetivo de este trabajo.

En esta ocasión vamos a remontarnos al 4 de agosto de 1867. Durante el trascurso de una corrida en la plaza de toros de Vitoria-Gasteiz, que, por aquel entonces,  se encontraba en “El Resbaladero”, entre las actuales calles Olaguíbel y Fueros.

Hay que puntualizar que dicha corrida estaba fuera de los festejos programados de la ciudad, puesto en aquella época, las fiestas de la ciudad se celebraban en el mes de septiembre.

Los diestros, Cayetano Sanz y Paco Frascuelo, se enfrentaban a seis toros de la ganadería navarra de Nazario Carriquiri Ibamegaray, actuando nuestro protagonista como banderillero en la cuadrilla de Cayetano.

La corrida transcurría con normalidad hasta que salió el quinto de la tarde. El toro fue descrito como colorado y ojo de perdiz, de nombre Cuartelero.

Cuando llegó el momento de ser banderilleado CuarteleroMateo erró en la suerte, y fue volteado y lanzado contra la barrera, con tan mala fortuna que, al volver a caer sobre la arena, recibió dos cornadas, una de ellas en el cuello; además sufrió también una fractura en el brazo derecho y contusiones en la cara y el pecho.

La cogida fue impresionante, llegando, incluso, a dársele por muerto en las crónicas de los días siguientes a  la corrida.

Pero no fue así, ya que se le trasladó al hospital de Santiago de los Incurables de Roma que se encontraba apenas a unos centenares de metros de la plaza, donde pudo ser operado rápidamente.

Tras varios días de cuidados, se recuperó hasta el punto de que, el día 23, los médicos le permitieron levantarse de la cama y empezar a comer.

Tal era el hambre que arrastraba, que solicitó se le sirvieran un enorme chuletón. Lo comió con tal avidez que la fiebre le subió, haciendo que, en el delirio, se arrancase los vendajes y con ellos los puntos de sutura que cerraban la herida, sufriendo una hemorragia que le causó la muerte.

Fue enterrado en el cementerio de Santa Isabel de la capital alavesa, en un panteón cedido por el Ayuntamiento, y en el que podía leerse una preciosa inscripción que decía:

“Pues que cuanto el mundo alaba
Encierra una sepultura
No quieras bien que se acaba
Ni temas mal que no dura”

En 1956 se expropiaron algunos panteones, entre los que se encontraba el suyo, siendo sustituido por uno privado en el que, actualmente, se halla uno de los epitafios más curiosos del camposanto vitoriano.

Que conste, que yo no quería.

Antes de terminar, es inevitable hacer referencia a una nueva casualidad que ocurrió diez años después, cuando visitó el coso vitoriano su hijo, Gabriel López,  “Mateito”.

Quiso el destino que, entre los toros, se encontrara uno llamado “Carcelero”, puede que fuera la providencia, o tan solo casualidad, pero, al igual que ocurrió con su padre, acabaría siendo corneado por el toro, aunque en esta ocasión las lesiones no fueran de gravedad.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.