Página principal / Libros / Primeras páginas del libro “La pregunta número siete”
Siempre nos hemos olvidado de las víctimas del Sacamantecas Poesía de Patricia Furlong Próximos eventos Fascinación por el “Sacamantecas” El Sacamantecas se hace libro en “Locos que no lo parecen” El Sacamantecas tiene ya su propia novela El Sacamantecas en Radio Presentación en exclusiva para los mecenas Entrevista de Marian Tarazona En Octubre, el Sacamantecas regresa a Vitoria Las Modernas buscan revivir al Sacamantecas a través del crowdfunding ¿Buscas trabajo? Oposición a verdugo en Vitoria Quince días de terror en Antezana Vudú en las calles de Vitoria-Gasteiz El niño que nunca existió Cuando Guridi pidió perdón por beber un vaso de agua Primeras páginas del libro de Antonio de la Peña, “Enigma 1.0” Se salva de una cornada y muere de un atracón La muerte del aeronauta Esvásticas en el cementerio de los judíos Primeras páginas del libro “La pregunta número siete” Victoriacum-Gastehiz El fantasma del castillo de Guevara El sangriento crimen de Betoño Magia en el centro de menores de Vitoria-Gasteiz La danza de la lluvia. Un timo que sigue vigente La tumba de los pastores de Belén está en España El Dragón de Vitoria Ochate. Una puerta al infierno Regresan los ladrones de tumbas Hablemos de fantasmas Crop Circles en Burgos El hogar del niño fantasma Luces sobre La Rioja Alavesa 21 de diciembre… fin del mundo Fraudes en el mundo del misterio El parque de Los Desvelados La desaparición del cura de Ochate. Caso resuelto Ibiza ¿ovni o meteorito? Primeras páginas del libro “Ochate. Realidad y leyenda del pueblo maldito”

Libros

Primeras páginas del libro “La pregunta número siete”

(Prólogo del libro de Juan José López Núñez, “La pregunta número siete”)

Portada del libro

Portada del libro

Siempre es difícil enfrentarse a una página en blanco y encontrar las palabras con que comenzar. Por más que se empeñe el autor, no me considero la persona adecuada para hacerlo, pero he de reconocer que prologar este libro es un orgullo, máxime, cuando está escrito por un amigo y he tenido la oportunidad de vivir muy de cerca el proceso de investigación.

Estoy acostumbrado a investigar y profundizar en un tema. Soy un curioso y dedico todo el tiempo que las obligaciones del día a día me permiten, a sumergirme en archivos y hemerotecas. Es una afición gratificante, pero transformar todos esos datos en palabras y convertirlo en un libro como el que ahora mismo tiene el lector en sus manos, precisa de algo que solo está al alcance de unos pocos privilegiados, como Juanjo.

Como suele ocurrir con las grandes cosas, la casualidad tuvo mucho que ver en el descubrimiento de esta historia. En un principio fui yo quien solicitó su colaboración para un programa de radio en el que se trataría el tema de la anorexia mística. Entonces Juanjo me habló de Amalia Baranda; un caso que principio no parecía ser más que una simple curiosidad médica sin recorrido.

Después, vinieron los momentos de ilusión y esperanza cada vez que se encontraba un nuevo documento, una pista, una fotografía o un testimonio que pudiera aportar algo de luz.

También para la incredulidad ante el olvido al que la ciencia médica ha condenado el que probablemente sea el expediente más enigmático con el que se ha tenido que enfrentar en España.

Y por qué no decirlo… quizás un punto de obsesión, como si Amalia manipulase las circunstancias y quisiera evitar desde el más allá, que la desidia se apoderara de él, pues en una investigación tan intensa, es lógico que hubiera ocasiones en las que sintiera la desgana de no poder avanzar más.

Pero sobre todo, lo más importante ha sido que pese a que la historia ha ocultado la vida de esta mujer, por no poder comprender ni explicar lo que aconteció en ella, haya quien no se ha dejado intimidar y se ha enfrentado a lo que la lógica nos dice que es imposible que ocurra.

Comprendo que quien se acerque a este tema por primera vez se muestre escéptico. Nadie en su sano juicio aceptaría sin más que alguien pueda sobrevivir a las circunstancias que se dan en la enferma de Montecillo. Pero no se trata de lo que creamos cada uno de nosotros, sino de lo que las pruebas nos mostrarán a lo largo de las próximas páginas.

No solo encontraremos datos. Ha existido una implicación del autor que va más allá del estudio y el análisis de la documentación. Quiso conocer personalmente los lugares donde se desarrollaron los hechos, buscando cualquier detalle, por insignificante que pudiera parecer, para comprender mejor lo que rodeó a esta mujer, e incluso conocer el testimonio de los que tuvieron la oportunidad de tratar personalmente con la enferma.

Se hace patente la empatía que Juanjo ha llegado a sentir, aunque esto no impide que se haya enfrentado a la historia con rigor. Al contrario; cuando se ofrecía la oportunidad, no ha tenido inconveniente en abrir vías de investigación que pusieran en duda alguno de los aspectos o permitiera explicaciones más ortodoxas. No tengo ninguna duda en que se ha hecho cuanto ha estado al alcance del autor por desvelar hasta el más mínimo detalle, y que todo está plasmado en las páginas de este libro.

Ahora ha llegado el momento de adentrarse en la vida de Amalia Baranda y que cada lector haga su propio análisis y valoración. No dudo que habrá opiniones para todos los gustos, pero a nadie le dejará indiferente una mujer que, más allá de sus condiciones médicas, atraía por su personalidad y fortaleza.

He de reconocerlo… Amalia Baranda ha dejado de ser un caso inexplicable para ser una amiga. Esa es su magia.

Julio Corral San Román.

 PARA SABER MÁS…

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*