Página principal / Investigaciones y artículos / Luces sobre La Rioja Alavesa
Siempre nos hemos olvidado de las víctimas del Sacamantecas Poesía de Patricia Furlong Próximos eventos Fascinación por el “Sacamantecas” El Sacamantecas se hace libro en “Locos que no lo parecen” El Sacamantecas tiene ya su propia novela El Sacamantecas en Radio Presentación en exclusiva para los mecenas Entrevista de Marian Tarazona En Octubre, el Sacamantecas regresa a Vitoria Las Modernas buscan revivir al Sacamantecas a través del crowdfunding ¿Buscas trabajo? Oposición a verdugo en Vitoria Quince días de terror en Antezana Vudú en las calles de Vitoria-Gasteiz El niño que nunca existió Cuando Guridi pidió perdón por beber un vaso de agua Primeras páginas del libro de Antonio de la Peña, “Enigma 1.0” Se salva de una cornada y muere de un atracón La muerte del aeronauta Esvásticas en el cementerio de los judíos Primeras páginas del libro “La pregunta número siete” Victoriacum-Gastehiz El fantasma del castillo de Guevara El sangriento crimen de Betoño Magia en el centro de menores de Vitoria-Gasteiz La danza de la lluvia. Un timo que sigue vigente La tumba de los pastores de Belén está en España El Dragón de Vitoria Ochate. Una puerta al infierno Regresan los ladrones de tumbas Hablemos de fantasmas Crop Circles en Burgos El hogar del niño fantasma Luces sobre La Rioja Alavesa 21 de diciembre… fin del mundo Fraudes en el mundo del misterio El parque de Los Desvelados La desaparición del cura de Ochate. Caso resuelto Ibiza ¿ovni o meteorito? Primeras páginas del libro “Ochate. Realidad y leyenda del pueblo maldito”

Investigaciones y artículos

Luces sobre La Rioja Alavesa

(Artículo publicado en la revista Más Allá de la Ciencia de Mayo de 2012)

La medianoche del 13 de Abril, desde muchos lugares de la península ibérica, fue posible observar la entrada en la atmósfera de un meteorito que, casi con toda seguridad, se originó en el cometa C/1861 G1.

Dos días después, y prácticamente a la misma hora, un nuevo fenómeno celeste recorrió el cielo, aunque en esta ocasión, solo pudo ser visible desde la comarca de La Rioja Alavesa.

Los testigos refieren, que aproximadamente a las doce de la noche del día 15, cuatro luces esféricas de color anaranjado, fueron visibles mientras evolucionaban en parejas sobre la localidad de Laguardia. Apenas 15 minutos después, otras dos luces, en esta ocasión muy cercanas entre ellas, volvieron a ser visibles en un nuevo paso en el cielo nocturno.

Al parecer, hubo algunas llamadas a la comisaría de la Ertzaintza interesándose por el suceso, incluido un aviso de uno de los agentes que patrullaban la zona, que refirió algún tipo de fenómeno extraño en el cielo, aunque no se tiene constancia de que se realizara ningún tipo de investigación al respecto.

La controladora aérea de servicio aquella noche en el aeropuerto de Logroño-Agoncillo, no pudo aportar ninguna explicación, al no existir en aquel momento tráfico aéreo en la zona.

Pese a que las descripciones hacen pensar en que los objetos referidos debían volar a baja altura, ninguno de los testigos oculares escuchó sonido alguno que acompañara al paso de las luces.

Julio Corral San Román.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*