Investigaciones y artículos

La muerte del aeronauta

Fotografía del famoso aeronauta

Fotografía del famoso aeronauta

En el siglo XIX, cualquier evento fuera de lo normal se convertía en una fiesta para la ciudad. Así ocurrió cuando “La compañía gimnástica, acrobática y aeronáutica del Sr. Latur” presentó su espectáculo en Vitoria.

Quizás hoy en día, y en nuestra ciudad, se haya olvidado por completo quien era el Capitán Latur, pero en su momento fue un personaje de reconocido prestigio. Todos los periódicos se hacían eco de sus hazañas aeronáuticas, y enviaban a sus corresponsables a seguir las actuaciones.

Algo que puede darnos una idea de la importancia que tuvo en el mundo del espectáculo, es que en la autobiografía del famoso payaso Charlie Rivel, hay referencias a este hombre. Especialmente en Valencia, su tierra natal, llégó a ser tan querido que durante las fiestas de las Fallas de 1884, uno de los ninots que se quemaron representaba a su globo. No solo eso, si no que también se compusieron canciones en su honor, y se han escrito varios libros relatando sus hazañas.

 

Antigua plaza de toros de Vitoria

Antigua plaza de toros de Vitoria

Inició su andadura en el circo de Joan Milá (de ahí el apodo “Milá hijo”, con el que también se le conocía), y rápidamente el éxito cosechado le permitió poder crear su propia compañía. Por supuesto, el espectáculo tenía como punto álgido las ascensiones en globo.

 

El domingo 16 de junio de 1889, comenzó su actuación en Vitoria. La asistencia de publicó no fue muy numerosa, pues el frio y la lluvia hizo que muchos prefirieran permanecer en sus hogares.

Aquella no era la primera vez que iba a Vitoria. El año anterior también lo había hecho, siendo recordado especialmente un incidente en el que una ternera que había colocado bajo el trapecio de la barquilla, cayó en el tendido de sol. Por fortuna no hirió a nadie, y acabó sorteándose el animal entre los asistentes a la función, siendo el agraciado un soldado de Artillería.

El globo que utilizaba en sus espectáculos

El globo que utilizaba en sus espectáculos

Pese al fuerte viento del norte, Antonio Martínez decidió no defraudar a quienes habían acudido, e inició la ascensión. Las miradas fueron siguiéndolo, y un murmullo de desilusión envolvió la plaza cuando el globo “El milagro” se alejó sin que el aclamado aeronauta realizara ninguna acrobacia.

Un miembro de la troupe informó que debido a las inclemencias meteorológicas, no había podido realizarse el número acrobático programado, y el espectáculo continuó con el resto de los ejercicios previstos en el programa, suponiendo que Antonio Latur, buscaría un lugar apartado para aterrizar.

Ya estaba a punto de terminar la función, cuando alguien irrumpió a caballo en el coso. Los espectadores empezaron a notar cierto revuelo entre los miembros del circo y el rumor de que el globo se había estrellado entre los pueblos de Castillo y Gardélegui corrió como la pólvora. Acróbatas y público se encaminaron rápidamente hacia el lugar.

Cuando el globo comenzó la ascensión, uno de los alambres utilizados para hinchar el aparato se enredó en la pierna derecha del hombre, tensándose  hasta que prácticamente le seccionó el muslo. Al no percatarse nadie del incidente, fue desangrándose mientras el aerostato fue a la deriva hasta caer sin control tras quince minutos de vuelo.

Una pareja de la guardia civil que se hallaba en las inmediaciones acudió a atenderle, y pese a que le encontraron aún con vida, nada pudieron hacer y falleció poco después. A las doce de la noche, una vez dieron permiso las autoridades judiciales, fue trasladado al depósito del cementerio para practicarle la autopsia. El por entonces capellán del cementerio, don Raimundo, se encargó de atender a los numerosos curiosos que se acercaban al lugar, improvisándose rezos y plegarias por el alma del interfecto.

Inscripción en el libro de enterramientos

Inscripción en el libro de enterramientos

Posteriormente, el cadáver se trasladó a un domicilio del número 3 de la antigua Plaza de Bilbao.

La ciudad quedó conmocionada. Inmediatamente hubo grupos de personas que se ofrecieron a realizar una cuestación en beneficio de la familia del difunto, oferta que fue rechazada por los miembros del circo, los cuales prefirieron realizar una actuación benéfica con el mismo objetivo.

Durante esa actuación, un grupo de jóvenes hicieron entrega de una corona de flores, y se sortearon fotografías y objetos cuya recaudación fue entregada a los familiares. Incluso el empresario que gestionaba la Plaza de Toros, renunció al alquiler de aquel día.

Lápida del lugar en el que fue enterrado

Lápida del lugar en el que fue enterrado

A las cuatro de la tarde del día 19, una inmensa comitiva acompañó el féretro, que a hombros de cuatro miembros del Casino Vitoriano regresó al cementerio de Santa Isabel. La banda militar del Regimiento Llerena interpretaba marchas fúnebres, mientras el silencio se adueñaba de las calles a su paso. Cerraba el cortejo la Junta Directiva del Casino Artista Vitoriano.

Fue enterrado en un panteón realizado por el cantero Tomas Viguriel que cedió Dña. Manuela Suso Zubia y que posteriormente pasó a ser propiedad de Dña. Victoria de Fernández de Pinedo Martínez hasta 1937, cuando lo dona al Monasterio Santa Clara de Badaya. En la lápida, un lacónico “Antonio Martínez †. 16-6-1889”, apenas visible por las enredaderas, es el único recuerdo que queda de este hombre.

Su hermano, Raimundo, continuó realizando espectáculos con un globo aerostático que bautizó con el nombre de “Ciudad de Vitoria”, igual que el resto de los miembros de la compañía… todos menos Jaime Pascual, que el día 2 de Agosto de aquel mismo año, en la iglesia de San Miguel, se casó con la vitoriana Carmen Amenábar y se instaló en la capital alavesa, donde dirigió el “Veloz Club”.

Es Juan Milá
un intrépido español
que siempre va
por los ámbitos del sol
y con sin par
valentía en el subir
surca los montes y el mar
sin temor a sucumbir.
El simpático Milá
es un hombre sin temor
que por las nubes él va
con arrogancia y valor.
No le teme al sucumbir,
nada le causa pavor,
y por el espacio ir
es su alegría mayor.
Cuando Milá
de Valencia se marchó
con gran pesar
de todos se despidió
y su papá
dijo a todos al salir:
El simpático Milá
pronto volverá a venir.
Pero la suerte cruel
en Vitoria se cebó
y al salir del redondel
en una pierna se hirió.
Desangrándose la mar
por el espacio marchó
y, cuando pudo bajar
pisó tierra y se murió.

(Vals titulado “El intrépido Milá” que compuso el maestro Estanislao Máñes)

Julio Corral San Román.

 

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*