Página principal / Investigaciones y artículos / Fraudes en el mundo del misterio
Siempre nos hemos olvidado de las víctimas del Sacamantecas Poesía de Patricia Furlong Próximos eventos Fascinación por el “Sacamantecas” El Sacamantecas se hace libro en “Locos que no lo parecen” El Sacamantecas tiene ya su propia novela El Sacamantecas en Radio Presentación en exclusiva para los mecenas Entrevista de Marian Tarazona En Octubre, el Sacamantecas regresa a Vitoria Las Modernas buscan revivir al Sacamantecas a través del crowdfunding ¿Buscas trabajo? Oposición a verdugo en Vitoria Quince días de terror en Antezana Vudú en las calles de Vitoria-Gasteiz El niño que nunca existió Cuando Guridi pidió perdón por beber un vaso de agua Primeras páginas del libro de Antonio de la Peña, “Enigma 1.0” Se salva de una cornada y muere de un atracón La muerte del aeronauta Esvásticas en el cementerio de los judíos Primeras páginas del libro “La pregunta número siete” Victoriacum-Gastehiz El fantasma del castillo de Guevara El sangriento crimen de Betoño Magia en el centro de menores de Vitoria-Gasteiz La danza de la lluvia. Un timo que sigue vigente La tumba de los pastores de Belén está en España El Dragón de Vitoria Ochate. Una puerta al infierno Regresan los ladrones de tumbas Hablemos de fantasmas Crop Circles en Burgos El hogar del niño fantasma Luces sobre La Rioja Alavesa 21 de diciembre… fin del mundo Fraudes en el mundo del misterio El parque de Los Desvelados La desaparición del cura de Ochate. Caso resuelto Ibiza ¿ovni o meteorito? Primeras páginas del libro “Ochate. Realidad y leyenda del pueblo maldito”

Investigaciones y artículos

Fraudes en el mundo del misterio

(Artículo publicado en la revista Dimensión Oculta de Abril de 2012)

Hace unos meses, mientras buscaba información para la preparación de un artículo relacionado con el pueblo de Ochate, di con algo que llamó inmediatamente mi atención.

Informe policial falso

Informe policial falso

Se trataba de una serie de documentos policiales que hacían mención a una intervención realizada por la Policía Nacional en la que, prácticamente, habían tenido que rescatar a un grupo de excursionistas mientras huían despavoridos del despoblado, y que debido a la traumática experiencia vivida, habían acabado ingresados en la unidad psiquiátrica de un hospital vitoriano.

En el citado dosier, había también artículos de dos conocidos periódicos alaveses que mencionaban este suceso, así como un vídeo que habían recuperado los agentes y que formaba parte del atestado policial.

A pesar de que, sabía con certeza que la Policía Nacional no tiene ningún tipo de competencias en el Condado de Treviño, me acerqué a la Comisaría con una copia de estos documentos. Allí confirmaron mis sospechas. Se trataba de una burda falsificación en la que, ni el lenguaje utilizado, ni los membretes, ni los sellos, ni muchos otros detalles, se correspondían con los que podrían esperarse en un documento oficial.

Por si acaso, también hice unas indagaciones en el Hospital Psiquiátrico y las unidades de urgencias de Vitoria-Gasteiz, y consulté las hemerotecas de los periódicos mencionados. Como puede suponerse, obtuve el mismo resultado. Todo era mentira.

No deja de ser una anécdota más, (si exceptuamos que la falsificación de documentos policiales, es un grave delito que podría traer muchos problemas al autor de los mismos) pero este tipo de mentiras, están invadiendo internet y haciendo que sea prácticamente imposible distinguir qué casos pueden ser reales y cuáles no.

Supuesto artículo en el que se hacían eco de lo ocurrido

Supuesto artículo en el que se hacían eco de lo ocurrido

Siempre han existido personas que se han dedicado a inventar todo tipo de historias, pero en la actualidad, la posibilidad de manipulación digital, hace que cualquiera con un ordenador, pueda crear en la comodidad de su hogar, supuestas pruebas de fenómenos paranormales. Incluso en los teléfonos móviles, es posible instalar aplicaciones que insertarán un fantasma o un ovni en las fotografías que realicemos con ellos; así de sencillo. Sin embargo, lo más difícil, al menos para mí, es llegar a comprender las razones que pueden llevar a alguien a crear una falsedad del tipo de la mencionada al inicio de estas líneas.

Otro de los artículos falsos que aparecieron

Otro de los artículos falsos que aparecieron

En todo el tiempo que llevo investigando, lo habitual suele ser que las personas que han vivido alguna experiencia extraña, sean reticentes a contarlas, precisamente, porque lo usual es que no les crean, y haya incluso quien les tilde de locos.

Esto me hace pensar que lo que busca quien necesita inventarse estas historias, sea contar con el protagonismo que es incapaz de alcanzar en su vida cotidiana.

Pero estas pequeñas o grandes mentiras, implican mucho más. Lo primero, que una vez han saltado a internet, y especialmente a las redes sociales, son difíciles de controlar, y poco a poco, las mentiras se amplían con nuevos datos y nuevas pruebas ficticias, que convierten la broma más ingenua en una gran mentira. Y por sorprendente que parezca, cuanto mayor sea, más credibilidad adquiere.

Llegados a este punto, es tremendamente difícil, cuando no imposible, distinguir entre la verdad y la mentira, y este, es uno de los argumentos que siempre esgrimen quienes, amparándose en un mal entendido escepticismo, se niegan a aceptar que aun existen cuestiones sin explicar sobre la faz de la tierra, pues cualquier caso que se demuestre falso, servirá como demostración de que todos son un fraude y por tanto, nos convierte a los que disfrutamos del misterio, o bien en unos farsantes o bien en unos crédulos.

Quizás este no sea el tipo de artículo que los lectores de esta revista esperaban encontrar entre sus páginas, pero como aficionado al mundo del misterio, me parece importante que nos concienciemos que manipular, inventar y mentir, tan solo consiguen denigrar un mundo que cuenta con suficientes enigmas como para precisar que alguien cree artificialmente ninguno nuevo.

Julio Corral San Román.

Post a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*